Falucho y Mora, caballos que sanan el cuerpo y el alma

Falucho y Mora, caballos que sanan el cuerpo y el alma

El periodo de confinamiento afecto a toda la población, sin embargo los niños y adolescentes con alguna discapacidad fueron los más perturbados, los padres comenzaron a notar desde el inicio el aislamiento por la pandemia, un incremento en la agresividad de los niños, aquellos pacientes que sufren hiperactividad estaban transitando un  momento de ansiedad, situación que preocupó en gran manera al psicólogo Dario Vibero quien con un grupo de profesionales analizaron la situación y comenzaron a desarrollar un proyecto de equino terapia, teniendo en cuenta los beneficios y que esta práctica se podía desarrollar al aire libre, tal es así que desde el mes de junio Falucho y Mora se integraron al equipo terapéutico, potenciando el tratamiento que recibían los niños, dejando una huella en cada paciente.

La hipoterapia, equinoterapia o terapia asistida ecuestre es una técnica empleada para promover la rehabilitacion  de niños, adolescentes y adultos a nivel neuromuscular, psicológico, cognitivo y social, por medio del caballo como herramienta terapéutica y coayudante. En Iguazú se lleva adelante casi todos los días en el predio del parque recreativo Tierra Roja, que además de promover un desarrollo motriz de los pacientes permite el contacto con la naturaleza donde los pacientes aprenden nombres de arboles nativos, observan animales, ya que se realiza un paseo selvático, reciben el amor de los profesionales y los caballos. Todos los padres de los niños que concurren a equinoterapia indicaron que han percibido cambios de un sus hijos desde la primera sesión.

El trabajo comenzó hace 6 meses, el equipo está compuesto por el Psicólogo Dario Vibero, la Ursula Waidelich instructora en equinoterapia y rehabilitación ecuestre, Rosana Ramírez psicopedagoga e instructora en equinoterapia y rehabilitación ecuestre, Matías Pereyra kinesiólogo, Carolina Ramirez enfermera y el médico Anderson Zanella quien trabaja con adultos que se recuperan de un ACV u otras patologías.

“hemos notado avances en los pacientes desde que iniciaron con la equinoterapia, puedo decir que una sesión equivale a 6 de psicología y en lo que respecta a kinesiología, el avance es importante ya que una sección equivale a 7 de kinesio, es increíble los beneficios que tienen esta terapia, para muchas patologías, no solo para discapacidad sino para reducir el stress” explico Darío Vibero

Por su parte la psicopedagoga Rosana Ramirez, quien hace pocos días se convirtió en Instructora de equinoterapia y rehabilitación ecuestre junto a Ursula Waidelich, conto que ha aprendido mucho con la capacitación y que desde ahora tiene otro enfoque para el tratamiento de sus pacientes, además su hijo de 4 años padece trastorno de hiperactividad y no hablaba, también recibe equinoterapia y ha avanzado muchísimo “mi hijo decía mamá, agua y después dejo de hablar, ahora con la equinoterapia de repente dice caballo, falucho entre otras cosas, ahora se relaciona con los demás de otra manera y está más tranquilo y todo esto recibió del caballo” recalcó

A las terapias concurren pacientes que padecen muchas patologías, entre ellos un niño que fue diagnosticado con una enfermedad degenerativa los médicos le diagnosticaron solo 6 meses de vida, que en niño recibía terapia ecuestre en Foz do Iguazú, pero con el cierre de la frontera no pudo volver, el niño estaba retrocediendo en su tratamiento hasta que empezó a recibirla en Iguazú y ha vuelto a avanzar.

“Fanucho es como un espejo, el refleja lo que sienten las personas y nos hace ver cómo tratar a cada uno de los pacientes y Mora es una yegua rescatada de una cabalgata súper dócil y brinda mucho amor, ellos son nuestros colegas al momento de trabajar” explico Dario Vibero.

La próxima semana el equipo inaugurará el espacio exclusivo la para la terapia aunque no se quitará el sendero selvático del circuito de trabajo.