Preocupación por el avance de la plaga de los caracoles en Iguazú

Preocupación por el avance de la plaga de los caracoles en Iguazú

El caracol Achatina fulica, originario del este de África conocido en la zona como caracol africano es una plaga que continua avanzando en Puerto Iguazú. En el año 2010 solamente era visualizado en la zona costera de la ciudad, sin embargo actualmente se encuentra en todos los barrios de Puerto Iguazú, situación que preocupa a toda la comunidad. Desde la Municipalidad indicaron que reciben algunas denuncias, sin embargo no cuentan con un equipo de trabajo exclusivo para atender la demanda.

Cabe destacar que el pasado 19 de noviembre del 2020, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, resolvió declarar al caracol gigante africano dañino y perjudicial para la conservación de la biodiversidad, las actividades productivas y la salud humana por ser una especie exótica invasora y hospedadora de nematodes potenciales causantes de enfermedades zoonóticas. Cabe destacar que en los estudios llevados adelante hasta el año 2015 por biólogos de Instituto Nacional de medicina Tropical con sede en Puerto Iguazú no se han detectado caracoles con toxinas, pero no se descarta que las puedan desarrollar.

La teoría del avance de la plaga está basada en la migración de las personas, que podrían mudarse de barrio trasladando sus pertenencias como macetas con plantas que podrían tener huevos de caracol que terminan por desarrollarse en otros barrios o ciudades en el caso de mudarse a otra localidad o ciudad. Desde SENASA explicaron que la mejor forma de deshacerse del caracol es juntarlos con guantes, ponerlos en un recipiente con sal para matarlos y luego enterrarlos ya que molusco que despide un olor nauseabundo que atrae moscas. “El Caracol está considerado como plaga y muchas veces es trasladado por las personas de un barrio al otro o de una ciudad a la otra, ya sea porque les parece lindo un caracol grande y otras veces sin darse cuenta ya que sus huevos pueden estar en las macetas que las familias trasladan cuando se mudan hacia otra vivienda” explico Enrique Gimenez de SENASA Iguazú.

Cada caracol llega a poner 400 huevos en cada puesta, y lo hace 4 veces al año es por ello que la plaga se reproduce con tal magnitud, este se alimenta de heces de perros que se encuentran en los patios, restos de verduras o comidas de perros. Es por ello que se recomienda a la población que realiza composteros en las viviendas mantenerlos limpios o eliminar a los caracoles cuando estos aparecen.

Desde SENASA explicaron que no están realizando trabajo de campo puntual en la ciudad, sin embargo acuden a los llamados de los vecinos que reportan la aparición del molusco en sus patios.