Lenguas originarias y sonidos de la Selva que se vuelven música

Lenguas originarias y sonidos de la Selva que se vuelven música

La música sana el alma e impulsa al ser humano a sentirse en paz consigo mismo, acompaña a cada ser humano en todos los momentos de la vida marcando momentos. No obstante hay personas que perciben los sonidos de la naturaleza y la transforman, no solo en ritmo si no también en poesía que atrapa a los que buscan algo diferente y logran estrechar el lazo con el medio ambiente. Como es el caso de Mariela Gerez  de 43 años, oriunda de Buenos Aires que hace aproximadamente 4 años está radicada en Puerto Iguazú, con un objetivo primordial finalizar la carrera de “Música Autóctona y Popular Latino americana” y basar su tesis en los sonidos cautivantes de la selva Misionera y la cultura Mbya Guarani.

Mariela Gerez, toca instrumentos de percusión, canta coplas y bagualas por descendencia, además ha viajado por diversas provincias argentinas y varios países latinoamericanos buscando especializarse en las culturas y lenguas de los pueblos originarios ya que el estilo de música que interpreta es étnico “Mi estilo de música no es popular, mis canciones son para ser interpretadas en teatros, donde se puedan manejar los silencios. Llegue a Misiones y me enamore, y desde que tengo el contacto con la naturaleza pienso que si los músicos tenemos que defender un sonido que caracterice a al país, tiene que ser el sonido de la selva” manifestó Gerez

La cultura mbya intriga a Mariela Gerez quien busca adentrarse para conocer los detalles de cada ámbito de su forma de vida y así poder incorporar un poco de ellos en sus composiciones, sin embargo es muy respetuosa de Mbya Guarani y espera recibir una invitación vivir la experiencia. “Sé que los guaraníes no permiten que el hombre blanco entre, solamente comparten su cultura milenar con los que ellos eligen, es por ello que espero, pero mientras los observo de lejos” y agregó “Cuando visite por primera vez cataratas hable con uno de los artesanos que me dijo, el día que sueñe con los Mbya ese será el momento para entrar a la aldea, aun no soñé, pero estoy esperando que llegue ese momento”

Mientras tanto Gerez trabaja ayudando a sus compañeras de la Asociación Músicas Unidas de Misiones, que busca impulsar y sentar precedentes en el mundo de la música de la provincia, teniendo en cuenta los obstáculos o inconvenientes con los que se enfrentan para ocupar un lugar  en los espectáculos “Ser mujer y ser música es muy difícil, cuando tocas o cantas en un evento siempre te dan horarios complicados a la madrugada que si sos madre ya no lo podes hacer, además del hecho que no se respetan los cupos. En Iguazú tampoco hay lugares para las mujeres musicas. Es difícil, pero creemos que organizadas podemos comenzar a cambiar esta realidad” recalcó

En lo que respecta al parate cultural por la pandemia, Mariela Gerez explicó que extraña volver al ruedo pero ha sido un tiempo en el que se pudieron abocar a otras cuestiones que quizás tenían descuidadas como ser los trámites administrativos. “Durante la pandemia, se podían realizar estreaming, pero tenían que ser canciones o composiciones propias y nos dimos cuenta que no registramos nuestras canciones, entonces comenzamos a trabajar en ese ámbito organizar todo para en un futuro grabar nuestros discos” explicó “Además nos organizamos con todos lo administrativo de una asociación para poder acompañar el desarrollo y crecimiento de la secretaria de cultura provincial”

Haciendo referencia a sus proyectos personales Mariela Gerez, manifestó que tiene muchas ideas, entre ellas grabar su propio disco con profesionales de Iguazú, este proyecto es a largo plazo ya que debe contar con ciertas condiciones para concretar. Sin embargo en su domicilio está montando un espacio que fue bautizado como “Club de Arte La Libre” que será además de un espacio cultural, funcionara como librería y café, con el objetivo que los turistas que visiten lo atractivos de las 2.000 hectáreas puedan disfrutar de la naturaleza, beber una taza de café y leer un libro bajo los árboles.

“La selva es poesía y sueño con poder albergar otros artistas y que los turistas disfruten de otras opciones teniendo en cuenta que en la zona hay cabalgatas y otros proyectos de turismo comunitario”

Además dicta clases de música, son pocos algunos alumnos que durante la pandemia  continuaron  estudiando en forma virtual, pero espera que todo vuelva a la normalidad cuando las condiciones sanitarias lo permitan.