En Iguazú podrían rematar más de 1000 motos retenidas en operativos.

En Iguazú podrían rematar más de 1000 motos retenidas en operativos.

El proyecto de ordenanza que permite la venta de los vehículos retenidos por al menos 6 meses en operativos de control en la ciudad de las cataratas fue publicado el martes en el boletín oficial y volvió a tomar trascendencia. Está ordenanza fue solicitada por la dirección de tránsito municipal debido a que a la fecha albergan más de 1.000 vehículos de diferentes cilindradas, algunas se encuentran en el lugar hace casi 5 años y sus propietarios no reclamaron o intentaron comenzar los trámites para retirarlas de la custodia municipal.

Se trata de la ordenanza 2/21 aprobada el 11 de febrero pasado por el Concejo Deliberante de Puerto Iguazú, por la cual se autoriza al Ejecutivo municipal a deshacerse de todos los vehículos acumulados en el corralón desde hace más de seis meses. tras la aprobación varios ciudadanos se mostraron interesados en adquirir vehículos, no obstante la norma es clara e indica que la venta se realizará en lotes y como chatarra no como vehículo apto para circulación en la vía pública.

La norma establece en su artículo primero que “los vehículos y motovehículos secuestrados de la vía pública en procedimientos llevados a cabo por el Municipio y no retirados de la custodia municipal, sea porque el conductor no se presentó a retirarla o no acreditó la

titularidad o posesión legítima del bien, y que se encuentren depositados por más de seis meses, podrán ser declarados formalmente cosas abandonadas y vendidos por unidad o lotes, como chatarras, mediante subasta pública“.

El municipio debe cumplir una serie de pasos antes de efectivizar la venta, primeramente deberá intimar por edictos durante tres días en el Boletín Oficial y en un diario de circulación masiva de la provincia a todos los propietarios de vehículos y motovehículos que serian rematados. estos tendrán 30 días para presentarse y comenzar los trámites para recuperar su vehículo. Cumplido el plazo, el municipio debe solicitar al Registro Nacional de Propiedad Automotor un informe sobre las condiciones dominiales de cada vehículo que no fue reclamado por sus propietarios, para salvaguardar los derechos de eventuales acreedores prendarios o embargantes, de existir, deberán notificar a fin de que ejerzan sus respectivas derechos”.

Una vez cumplimentados los pasos previos se definiría la fecha de la subasta de los vehículos, que según pudo averiguar este medio no tiene fecha definida aunque estiman que se realizaría en el segundo semestre del año. Cabe destacar que el remate será público y se realizará en el predio del Corralón Municipal donde se encuentran depositados.Un martillero público matriculado, contratado por el Municipio, efectuará la tasación de los bienes, que servirá de base en la subasta inicial.

La ordenanza también indica que uso se dará al dinero recaudado, será aplicado al pago de las multas que registran los vehículos, gastos de acarreo y depósito, gastos causídicos y de subasta. De existir un remanente, quedará a disposición del titular de dominio del bien subastado, por un plazo de tres meses, vencido el cual ingresará a Rentas Generales.