Fue la tercer paciente covid-19 positivo de la provincia y se vacunó

Fue la tercer paciente covid-19 positivo de la provincia y se vacunó

La prevención y la inmunización son las únicas formas de evitar contagios y perdidas de personas por la enfermedad que golpea al mundo, es por ello que muchas de las personas que se han recuperado de la enfermedad, han tratado de concientizar a la comunidad sobre la importancia del uso de los elementos para evitar con contagios del covid-19 y con la llegada de la vacuna fueron los primeros en solicitar el turno para inmunizarse y protegerse, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de los pacientes recuperados registran algunas secuelas y han sufrido con mayor intensidad los síntomas.

En el caso de Mirian González paciente numero 3 confirmada con covid-19 a fines del mes de marzo del año pasado, es una mezcla de sentimientos, ya que la mujer de 50 años de edad, debió ser hospitalizada casi 30 días y pasar su cumpleaños dentro del hospital, siendo que no registraba gravedad, es decir no necesitaba asistencia con oxigeno, sin embargo en ese momento se desconocían muchos factores y como la mujer registraba enfermedades de base los médicos decidieron monitorear su evolución de cerca.

La mujer recuerda el periodo de internación y aún insiste en que ha sido una etapa muy complicada, no solo por los síntomas respiratorios, sino por la incertidumbre ya que debió ser hisopada 6 veces luego del diagnostico para registrar los dos PCR negativos consecutivos que eran indispensables en ese momento para recibir el alta médica y por la discriminación que debió soportar, no solo ella sino su familia completa.

Hoy ya recuperada, al enterarse que ya podía recibir la vacuna, no dudo y sus hijos la inscribieron a través de la turnera del Ministerio de Salud, y recibió la primera dosis, el pasado jueves en horas de la mañana en el Centro de Eventos y Convenciones del Amerian Portal del Iguazú.  “yo me vacune porque tengo problemas de salud, no sentí nada, es más me vacunaron y seguí con mis actividades normales, me maneje en colectivo y hasta ahora no sentí nada. Debo confesar que tenía miedo, porque la gente dice muchas cosas pero la verdad no sentí nada” indicó Mirian Gonzalez

Con una mezcla de sentimientos, lo primero que hizo Mirian Gonzalez tras recibir la primera dosis de la vacuna, fue compartir con su familia las fotos en el grupo familiar. “Desde que la enfermedad entró a nuestra familia nos cuidamos el doble, cuando me recupere y me dieron el alta, sentí que me quedo un dolor en los pulmones que con el tiempo desapareció. Me vacune porque no quiero volver a pasar por esto y tampoco deseo que ninguno de mis familiares se contagien” reflexionó Gonzalez.

Siempre que puede Mirian Gonzalez, una mujer de fe que colabora de forma activa en una iglesia, cuenta su testimonio con la enfermedad, con el fin de generar conciencia y así evitar que más personas sufran con la enfermedad.