Desechos se vuelven arte en las manos correctas

Desechos se vuelven arte en las manos correctas

El arte de recuperar materiales que ya no sirven y reutilizarlos en cosas útiles es la base del trabajo de María Cecilia Skupien de 41 años, que transformó su hobbie en una fuente de trabajo cuando la pandemia atento en contra de su economía, actualmente comercializa sus productos hechos con técnicas de mosaiquismo, que además de ser decorativos son útiles en el hogar.

La mujer que defensora del medio ambiente y amante del arte logro combinar sus pasiones y generar ingresos con la fabricación de artesanías hechas con materiales reciclables aplicando técnicas de mosaiquismo con todo tipo de cerámicos que puede rescatar de los desechos de los demás. Reutiliza los materiales y los transforma en elementos útiles en el hogar que a su vez aportan decoración a los ambiente.

“no tengo la política de hacer adornos, obviamente que un cliente me pide un cuadro de mosaicos únicamente decorativo lo voy a hacer. Pero prefiero hacer cosas útiles para el hogar y que cumplan una función además de decorar los ambientes” explico Cecilia Skupien

La artista, tomo clases de mosaiquismo en Iguazú en un taller y desde allí comenzó a trabajar y perfeccionar las técnicas, cuando comenzó la pandemia se vio obligada a buscar una salida laborar y su hobbies paso a ser esencial para aportar a la casa. “Siempre me gustó incluso, mis amigos fueron conejillos de indias, porque cuando empecé a experimentar con las macetas hechas con recipientes de telgopor de helados , algunas salieron y funcionaron otras no tanto, pero hoy es uno de los trabajos que más tiempo me lleva terminar y los más difíciles de comercializar”

Con respecto a los materiales, Skupien, manifestó que trabaja con algunos materiales comprados desde las casas especializadas, sin embrago la mayoría de sus creaciones están hechas a raíz de baldosas, azulejos, tazas, platos y vajilla que fue desechada porque se quebró. “Cuando empece me acerque a la Agrupación Vecino Sustentable, no solamente por el programa de economía circular sino porque quería ser socio activo, realmente me preocupa el medio ambiente y desde eso momento obtengo mucho material para trabajar”

Y agregó “tengo una amiga en Buenos Aires, ella se auto proclama ciruja y siempre está al pendiente de lo que pueda rescatar en lo que respecta a cerámicos. A veces recibo una encomienda de platos rotos y soy feliz. Debo ser la una persona en la ciudad que festeje recibir una encomienda de platos rotos”

La vajilla de descarte le permite a Cecilia Skupien hacer trabajos únicos “A veces la vajilla tiene diseños exclusivos que permiten la creación de un trabajo irrepetible y eso es lo bueno de trabajar con materiales reciclados o a reciclar, además de evitar que estos residuos lleguen a los rellenos sanitarios que tanto daño hace al medio ambiente”

El trabajo de la artesana lleva horas de dedicación y es su pasión,  no obstante aun no le permite vivir de la venta de su trabajo aun es difícil la comercialización pese a que está presente en todas las ferias de artesanos que se llevan adelante en la ciudad. “muchas veces existe el rechazo de las personas al saber que está hecho con material reciclado, es por eso que opte por hacer cajas de té, donde compro las cajas y las decoro estas cajas se venden mucho pero quizás los trabajos con mayor porcentaje de material reciclado son más difíciles de comercializar. Creo que aún falta trabajar en la concientización sobre el cuidado del medio ambiente” remató