Amor en su máxima expresión

Amor en su máxima expresión

El amor por los animales se expresa de diferentes maneras, la más común es a través del cuidado, pero muchas veces es fácil amar a un hermoso gatito de ojos tristes o a un pequeño cachorro que nos espera en casa eufórico. Pero existen personas apasionadas por animales exóticos que muchas veces darían su vida por “sus bichos” aunque el resto de la sociedad los juzgue.

Este es el caso de Cristian Romero apasionado por los arácnidos, los reptiles y las culebras, el ha llegado a criar culebras desde antes de su nacimiento, cuidando desde el huevo a sus culebras, demostrando la pasión por ellos todos los días, limpiando sus terrarios, controlando la temperatura adecuada para que se mantengan sanos, brindándole alimento de calidad, control de peso entre otras particularidades.

Tener mascotas exóticas demanda mayor cuidado que un animal convencional, sobre todo teniendo en cuenta que una culebra no te hace compañía en la cama cuando podrías mirar televisión. “Creo que nacemos con esta pasión por las culebras, el tiempo que le dedico es mucho mayor que quizás lleva el cuidado de un perro o gato, porque hay que cuidar que el terrario este limpio, mantener el agua en los bebederos, controlar que cuando mudan de piel, no queden restos, sino debemos bañarlas para ayudar con las mudas, y la alimentación en tiempo y forma de la manera más natural posible” explico Romero

Muchas veces Romero ha dejado de hacer cosas o compartir momentos con la familia, para brindarle atención y amor a sus mascotas, “Lo que busco es poder tener la tenencia legal de mis animales, ya presente todos los papeles en Fauna y estoy esperando la aprobación, amo mis animales y daría la vida por ellos y por su bienestar” resaltó Romero.

Actualmente Romero tiene culebras constrictoras, un erizo y un Dragon barbudo, y trata de inculcar a sus conocidos y a los niños de sus amigos la pasión por estos animales y que le pierdan el miedo a las culebras, sobre todo teniendo en cuenta el lugar en el que vive y es muy común la aparición de culebras en los patios “Las culebras no atacan, si no se sienten amenazadas, es por eso que muchas veces tenemos que saber cómo actuar al encontrarnos con una culebra, para que ellas sigan su camino y las personas puedan disfrutar de su belleza” remató Romero.