Volvió a la cárcel el hombre acusado de abusar de su hijo

Volvió a la cárcel el hombre acusado de abusar de su hijo

Carlos O.(40), salteño acusado de abusar de su hijo menor de edad en Puerto Iguazú, fue alojado nuevamente en una cárcel común, luego de permanecer cerca de un año con prisión domiciliaria, confirmaron a El Territorio diferentes fuentes ligadas al proceso. Según se pudo saber, el martes fue alojado en la Unidad Penal de Puerto Rico, donde aguardará definiciones de la Justicia sobre su futuro procesal.

El hombre estuvo alojado las últimas semanas en una comisaría de la Ciudad de Cataratas, luego de que se detectaran fallas en su tobillera electrónica. Ahora la Justicia debe determinar si esto ocurrió por una manipulación indebida del hombre o si el aparato falló. 

Caso polémico

El caso de C. R. O.(40) generó mucha polémica en el país.  Hace un año, en abril del 2020, cuando se conocía mucho menos y se temía mucho más al avance del coronavirus en el país, el Juzgado de Instrucción de Puerto Iguazú dio lugar a un habeas corpus y le otorgó la morigeración de prisión preventiva.

El hombre, que hasta entonces estaba alojado en la Unidad Penal III de Eldorado, volvió a su casa a ser monitoreado por la tobillera. La decisión se basó en que formaba parte del grupo de riesgo, ya que padece asma crónico, pero nada impidió que pase a formar parte del intenso debate por el avance del virus en las cárceles de todo el país.

Es que entonces el sistema penitenciario bonaerense – con un hacinamiento cruel- estaba en crisis y se sucedían los motines,  las suspensiones de visitas, negociaciones con funcionarios y contagios masivos; pero además muchos detenidos habían sido liberados para descomprimir las celdas y evitar aún más la propagación del virus.

La madre de la víctima denunció entonces que el sujeto, su ex pareja, vivía a 20 cuadras de su casa y que tenía miedo que les haga daño a ambos.

La tobillera

Respecto de la situación del detenido en Misiones, fuentes con acceso al expediente dijeron a El Territorio que la prisión domiciliaria no fue revocada, sino que está suspendida. Se tendrá que revisar el aparato que falló y en caso de que se establezca que fue un error del mismo, podría volver a donde estaba alojado.

Caso contrario, el fiscal debería expedirse sobre su situación.

Según se detalló en su momento, el 5 de abril la empresa encargada del control y seguimiento de los aparatos advirtió una alteración del monitoreo satelital. De un momento a otro el dispositivo dejó de emitir señal e inmediatamente desde la firma que regula el sistema se puso en contacto telefónico con el acusado.

Fue el propio implicado quien atendió el llamado y manifestó que el sistema se interrumpió inesperadamente. Además, comentó que esto pudo haber sido porque en algún momento de la jornada mojó o la golpeó la tobillera en la casa.

Una comisión policial se trasladó luego hasta el lugar, y lo único que llamó la atención de las autoridades fue que la pulsera estaba cubierta por una cinta adhesiva. El acusado indicó que fue él quien colocó la cinta en el aparato por recomendación de la empresa encargada del control y vigilancia, lo cual fue corroborado horas después mediante una comunicación que se hizo desde el Juzgado

Fue entonces que fue trasladado a una celda de la Unidad Regional V, en Puerto Iguazú. Sin embargo, allí no podía quedarse más tiempo, por lo que se decidió su traslado al penal.

Cerca del juicio

Por otro lado, respecto de la grave acusación que pesa en su contra, el proceso judicial está más que avanzado. El fiscal Horacio Paniagua ya formuló el requerimiento de elevación a juicio, pero este fue cuestionado por la defensa y la querella.

La querella puntualizó un error en el domicilio del acusado, que ya fue subsanado, mientras que la defensa planteó la nulidad debido a que aún hay recursos pendientes en el Tribunal Superior de Justicia.

Fuente: El Territorio