En Argentina el 89% de la población asegura que el estado del medio ambiente afecta a las personas

En Argentina el 89% de la población asegura que el estado del medio ambiente afecta a las personas

Una investigación exclusiva realizada para Fundación Vida Silvestre Argentina a nivel nacional demuestra la preocupación de la sociedad por la salud de nuestro territorio. El interés es mayor en mujeres y en jóvenes de entre 16 y 23 años

Una investigación de opinión pública* realizada a nivel nacional exclusivamente para la Fundación Vida Silvestre Argentina demuestra el creciente interés de los argentinos por el cuidado del ambiente.

Un 65% de las personas encuestadas señalan que el cuidado del ambiente que existe actualmente no alcanza para evitar que aumenten los problemas de salud de las personas. En la misma línea, el 90% considera que a medida que disminuya el cuidado del ambiente aumentarán los problemas de salud.

Hace más de un año que en Argentina, y en el mundo, atravesamos una crisis económica y social debido a la pandemia por COVID-19. Ello nos hace reflexionar sobre diferentes aspectos de nuestros hábitos, las personas son cada vez más conscientes de la crisis planetaria que atravesamos. Durante la investigación se consultó a las personas sobre cuánto lo sensibilizó la pandemia, y el 71% de la población argentina respondió estar sensibilizada en cuanto al consumo de recursos del planeta y la relación con la naturaleza. Es interesante mencionar que, realizando entrecruzamientos de las respuestas, aún entre las personas que no se consideran preocupadas por el ambiente reflexionaron sobre la relación de las personas con la naturaleza (40%).

“Los resultados de esta investigación son más que claros: la preocupación por el impacto que generamos en la naturaleza es cada vez mayor en la sociedad argentina. La evidencia que provoca la destrucción de la naturaleza y el impacto que tiene en nuestro bienestar, la economía y la salud nunca ha sido más fuerte. Es esencial que como sociedad trabajemos en conjunto, reforzando nuestro compromiso individual y exigiendo que el mismo se vea reflejado en políticas empresariales y gubernamentales, para transformar nuestros hábitos por unos que detengan y reviertan la degradación de nuestro planeta. Esto impactará directa y positivamente sobre la calidad de vida de personas ya que hoy más que nunca comprendemos que dependemos de un planeta sano, para gente sana”, dijo Manuel Jaramillo, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina.

La variable ambiental presente en cada aspecto de nuestras vidas

Ante la consulta sobre “cuáles son los principales temas a los que hay que prestar mayor atención en Argentina”, las personas encuestadas respondieron: Educación (63%), Salud (39%), Economía (37%), entre otros. Estos tres temas se encuentran atravesados por el aspecto ambiental.

La educación facilita el aprendizaje de conocimientos, habilidades, valores o actitudes, es por eso que brinda múltiples oportunidades y beneficios a diferentes generaciones. Por un lado, la educación ambiental en escuelas, posee como “propósito general la formación de una conciencia ambiental (…) en la cual distintos conocimientos, saberes, valores y prácticas confluyan y aporten a la formación ciudadana y al ejercicio del derecho a un ambiente sano, digno y diverso” (Ley 27.621 – Educación Ambiental). Por otro lado, promueve en jóvenes adultos la salida laboral, ya que cada vez más países y empresas priorizan profesionales que brinden soluciones de desarrollo sostenible y sustentabilidad ambiental, a través de estudios universitarios o especializaciones sobre la temática.

Nuestra salud depende de la salud de nuestro planeta.  Según el informe “Pérdida de naturaleza y pandemias: un planeta sano por la salud de la humanidad” (WWF), la alteración del equilibrio de los sistemas naturales por destrucción directa de hábitats, pérdida de biodiversidad, tráfico de especies, intensificación de la producción agrícola y ganadera, y los efectos del cambio climático, aumentan notablemente el riesgo de aparición de enfermedades zoonóticas infectocontagiosas  transmisibles al ser humano.

Por último, en el aspecto económico: la mitad del PBI mundial depende de la naturaleza (Verdone y Seidl, 2017). El ambiente provee a las economías de todo el mundo y por eso es imprescindible para garantizar la producción sostenible de bienes y servicios. “la producción agrícola y ganadera no es posible sin calidad y cantidad de agua y suelos fértiles, la fertilidad de los suelos no es posible sin la biodiversidad que habita en ellos, por otro lado, la actual bajante del Río Paraná nos demuestra que, si no protegemos la vegetación en las cuencas hídricas, el régimen de los ríos es mucho más influenciado por la abundancia o escases de lluvias”, ejemplificó Manuel Jaramillo. En esta línea la encuesta refleja además que el 65% de las personas consideran que las empresas poseen una gran responsabilidad   y la oportunidad para colaborar con el cuidado del ambiente a través de políticas ambientales que tengan en cuenta sus impactos.

¿Cuáles son los temas sobre el ambiente que preocupan a la sociedad argentina?

La deforestación se encuentra entre los primeros temas ambientales que más preocupan a los/las argentinos/as, y ello no es casual ya que cada año en el mundo se deforestan 10 millones de hectáreas de bosques, el equivalente al doble de la superficie de Costa Rica (FAO y PNUMA, 2020). El Gran Chaco se encuentra entre uno de los 24 frentes de deforestación a escala global, 9 están en América Latina. (Reporte “Frentes de deforestación; impulsores y respuestas en un mundo cambiante” WWF).

El segundo tema son los incendios: en Argentina en el último año este tema estuvo muy presente en la agenda de la sociedad.  Durante 2020 más de un millón de hectáreas fueron arrasadas por las llamas en incendios forestales, lo que equivale a 57 veces el tamaño de la Ciudad de Buenos Aires, revela el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, al tiempo que advierte que el 95% de los incendios son por causas antrópicas. Además, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación Argentina, sólo en 2020 se perdieron 400.000 hectáreas de bosques nativos, producto de la deforestación y los incendios forestales.

El tercer tema es el manejo de residuos: Sólo en las costas de la Provincia Buenos Aires, el 80% de los residuos encontrados en las playas bonaerenses fueron plásticos. Una alarma que nos indica que la contaminación por plástico y el manejo de los residuos derivados, necesita ser parte de las soluciones para proteger los océanos del mundo. Durante la cuarta edición del Censo Provincial de Basura Costera Marina, realizado en los últimos meses de 2019 e impulsado por Vida Silvestre, sobre un área total de 888.444 m2 (88 hectáreas) se registraron un total de 71.848 residuos, y el 83,2% estuvo constituido por plástico. (Censo de Basura Costero Marina que Fundación Vida Silvestre Argentina). El monitoreo posee como objetivo registrar la situación en las playas bonaerenses, identificar qué tipo y qué cantidad de residuos afecta las costas y buscar soluciones de alcance local y nacional.

Otro de los temas es la extinción de especies. La Fundación Vida Silvestre Argentina trabaja en diferentes regiones priorizando diversos animales nativos, entre otras razones, por el impacto positivo que su conservación tiene en el ecosistema. Un ejemplo de ello es el yaguareté, el felino más grande de nuestro continente, es una especie “indicadora” de la salud del ambiente, y su conservación y la de su hábitat protegen indirectamente a otras especies de flora y fauna. Desde Vida Silvestre trabajamos por la conservación de la especie hace más de 20 años en la selva misionera, articulando el trabajo con diversas organizaciones públicas y privadas y, según el monitoreo científico, en los últimos años se logró prácticamente duplicar la cantidad de yaguaretés presentes en la ecorregión.