Una nena desapareció tres horas y su mamá denunció que fue secuestrada

Una nena desapareció tres horas y su mamá denunció que fue secuestrada

Horas de angustia y desesperación padecieron los familiares de una nena de 6 años que el jueves pasado desapareció durante tres horas y, tras ser hallada, aseguró que fue raptada por dos hombres que la movilizaron en dos vehículos. La denuncia fue radicada por la madre de la menor ante la Seccional Cuarta de Oberá.

En tanto, el viernes la progenitora se presentó en la Escuela 822 de Villa Barreyro y solicitó el pase de su hija, ya que el domingo se mudaron a la localidad de San Pedro. El hecho que se investiga se registró en el barrio Sapucay, sobre avenida Juan Domingo Perón, en la vivienda de la abuela materna donde residía la víctima.

Según consta en la denuncia, el último jueves, alrededor de las 17, la niña se hallaba en el frente del terreno haciendo su tarea, ya que ese día no hubo clases por el asueto escolar dispuesto en el marco de la apertura de la Fiesta Nacional del Inmigrante.

En ese contexto, siempre a partir de lo que relató la propia pequeña, una camioneta gris estacionó en el lugar y de la misma descendió un hombre que sin mediar palabras la tomó en brazos y la introdujo en el interior del rodado.

Otro individuo conducía y se dirigieron por la avenida Perón hasta la ruta Nacional 14, según describió después la menor.

Tras varios minutos de marcha se detuvieron en una vivienda, los ocupantes descendieron y una tercera persona les habría manifestado que se equivocaron de niña.

En consecuencia, la subieron a una combi blanca y la llevaron nuevamente hasta frente a su domicilio, donde la dejaron ilesa, tal como confirmaron posteriores estudios.

 “No es esta”

Durante las horas que la nena permaneció desaparecida, familiares y allegados se movilizaron en su búsqueda por el barrio y zonas aledañas. En tanto, a pesar de que fue hallada, la conmoción y el temor persisten, ya que hasta el momento los autores del hecho no fueron identificados.

El Territorio entrevistó ayer a una tía y vecinos de la menor, quienes continúan conmocionados por un hecho que despierta innumerables incógnitas.

Precisaron que desde hacía más de un año la criatura residía con su abuela materna, al tiempo que su madre la visitaba periódicamente desde San Pedro.

“Ella (por la niña) contó que estaba haciendo la tarea en el patio y en eso paró una camioneta gris, un hombre bajó y la alzó. Ella no pudo hacer nada. De ahí la llevaron para el lado de la ruta. Contó que pasaron por la iglesia nueva, por la paradita donde la mamá espera el colectivo y frente al supermercado Austral”, detalló la tía.

Precisó que la menor asistía a primer grado, turno tarde, de la Escuela 822 y es buena alumna. “Es muy inteligente, antes de entrar a primer grado ya conocía las letras”, subrayó.

En tanto, mencionó que la camioneta que trasladó a su sobrina se detuvo en un sector desconocido para la chiquita, donde la hicieron descender y un tercer hombre les dijo a los captores que se habían equivocado.

Al respecto, comentó que la pequeña señaló que dijo “no es esta, llévenle de vuelta”, tras lo cual la subieron a una combi blanca.

Alrededor de las 20 el rodado estacionó frente al domicilio, pero sobre la calle lateral, no en avenida Perón, donde la hicieron bajar. La vivienda es precaria y el terreno no tiene muro ni cerco perimetral.

Sin pistas

En este punto, la tía mencionó el testimonio de un adolescente de 14 años que declaró haber visto la combi blanca estacionada frente a la casa, lo que daría entidad a los dichos de la presunta víctima.

Tras ser liberada, la pequeña corrió 20 metros hasta la casa de un tío, quien fue el primero en asistirla y dio aviso a los demás familiares.

Envuelta en llanto la nena contó lo que le habría sucedido y, con el correr de los minutos, fue dando detalles del hecho.

“El jueves en la Seccional Cuarta no nos quisieron tomar la denuncia porque dijeron que la nena estaba bien; pero el viernes llegó la mamá desde San Pedro, fue otra vez y le tomaron. La nena contó todo, con lujo de detalles, pero hasta ahora no nos informaron si hay sospechosos. Hasta contó cómo eran los secuestradores, el color de pelo, que uno tenía tatuajes”, indicó la tía.

Consultada al respecto, aseguró que la familia no tiene indicios sobre quiénes podrían ser los autores del secuestro, tampoco sufrieron amenazas ni situaciones conflictivas con terceros.

“Por eso pensamos que se equivocaron de nena. Pero igual nos preocupa porque esto nunca pasó en el barrio, hay muchos chicos y es un peligro para todos. Ahora la gente está con mucho miedo”, agregó.

Asimismo, manifestó que la pequeña fue sometida a pericias médicas que descartaron violencia y abuso sexual, cuestiones que inquietaban a la familia.

El viernes la madre la menor se presentó en la Escuela 822 y solicitó su pase, tal como reconocieron desde la institución ante la consulta de este matutino.

“Mi sobrinita es muy pegada con mi mamá, pero mi hermana quedó con mucho miedo y decidió llevarla con ella a San Pedro, donde vive”, precisó la tía.

Fuente: El Territorio