Federal baleó a un hombre afuera de un local bailable en Iguazú

Federal baleó a un hombre afuera de un local bailable en Iguazú

Una escena propia del viejo oeste, como describieron algunos uniformados que tomaron conocimiento del hecho. El domingo por la noche, un efectivo de la Policía Federal Argentina que estaba de franco le disparó en la pierna a un hombre que, en avanzado estado de ebriedad y blandiendo un machete, hacía disturbios en el local bailable de su madre.

El herido, según detallaron diversas fuentes consultadas por El Territorio, fue trasladado al hospital local, donde le detectaron una fractura de fémur causada por el disparo. Tendrá que ser intervenido quirúrgicamente, aunque se encuentra fuera de peligro.

Respecto al policía, un cabo primero de 45 años de edad, las autoridades del Juzgado de Instrucción Tres, a cargo del juez Martín Brites, ordenaron el secuestro de su arma y la notificación de la causa en trámite. Está acusado de lesiones leves, pero su condición de funcionario público y el uso excesivo de arma de fuego podrían constituir agravantes.

De todas formas, por tratarse de un efectivo de una fuerza federal, lo más probable es que el expediente sea girado a las autoridades del Juzgado Federal de Eldorado.

Según lo reconstruido hasta el momento por este medio, el hecho ocurrió en el bar el Rancho, ubicado sobre la calle Los Agricultores del barrio Los Trabajadores. Se trata, se explicó, de un balneario con un salón de fiestas donde se organizan bailes los fines de semana.

Los efectivos de la Comisaría Tercera local de la Policía de Misiones fueron requeridos poco antes de la medianoche, alertados por una supuesta pelea y lesiones de arma blanca. Al llegar al lugar, la comisión se encontró con el herido de bala sentado en el piso y con un machete en su mano derecha.

Los uniformados le pidieron que se aleje del arma blanca, pero el hombre se negó. Por esto se procedió a reducirlo y detenerlo, momento en el cual -dijeron quienes intervinieron en el hecho- sintieron que emanaba un fuerte aliento etílico.

La dueña del lugar relató a los uniformados que el violento quiso entrar al baile pero en la puerta le negaron el ingreso debido a que notaron que llevaba el machete y estaba sumamente alcoholizado. Esto habría desatado la bronca del sujeto, que empezó a amenazar a todos, exhibiendo el arma blanca.

Se abalanzó sobre el encargado de seguridad y también la dueña del lugar, momento el hijo de ésta, que al parecer estaba allí porque había ido a cenar con su familia. El uniformado -con prestación de servicios en Iguazú- intentó persuadir al hombre, pero este no se tranquilizó, por lo que tomó la polémica decisión de desenfundar su arma y disparar.

Según pudo saber este medio, paralelamente a la causa judicial se instruye una investigación interna en la Policía Federal.

Fuente: El Territorio